Le rompo el pantalón para cogérmela durísimo