Padrastro le revienta su joven coñito para que madure de una vez


Binky Beaz ya es mayor, pero no se comporta como una chica de su edad. Se pasa todo el día jugando con su osito de peluche Teddy, y eso es algo que a su padrastro no le gusta nada. Le dice que él se va a ocupar de ayudarla a madurar, así que aprovechando que están a solas, le hace una garganta profunda metiéndole todo el pollón hasta el fondo intentando no rozarse con los brackets. La chica solo quiere estar con su osito, así que mientras se la está follando de una forma brutal, la latina sigue abrazando al peluche al ritmo que siente el pollón reventándola por dentro.